Posts Tagged ‘trabuco’

Los grandes asedios en la Reconquista de la Península Ibérica

Tuesday, October 19th, 2010

Translate original post with Google Translate

reconquistaCumpliendo con lo prometido, voy a recapitular el segundo volumen de la colección acerca de Grandes Asedios que he escrito para la editorial Almena. Ya os hablé acerca del libro que trataba las grandes operaciones poliorcéticas de las legiones romanas. Este segundo volumen estaba dedicado a las campañas militares desarrolladas durante la Reconquista de la Península contra el poder musulmán. Los asedios que se tratan son los siguientes:

– Barcelona (800-801).

– Toledo (1084-1085).

– Valencia (1092-1094).

– Huesca (1096).

– Ibiza (1114).

– Mallorca (1114-1115).

– Zaragoza (1118).

– Almería (1147).

– Lisboa (1147).

– Tortosa (1148).

– Mallorca (1229).

– Córdoba (1236).

– Valencia (1238).

– Jaén (1245-1246).

– Sevilla (1247-1248).

– Gibraltar (1333).

– Algeciras (1342-1344).

– Ronda (1485).

– Málaga (1487).

– Granada (1491-1492).

Como podéis apreciar, en el libro aparecen descritos los principales asedios desarrollados durante este amplio periodo histórico que fue la dominación musulmana, 800 años en los que se sucedieron las batallas y las operaciones de asedio. A los que ya lo habeís leído os animo a que sigáis la colección con el nuevo volumen que va a salir muy pronto a la venta y a los que no, a que conozcáis más fondo los principales sitios que ha deparado nuestra Historia Medieval.

El castillo de Guzmán el Bueno de Tarifa

Thursday, September 30th, 2010

Translate original post with Google Translate

tarifaAlentado por la fama que precede a Tarifa, decidí acercarme a visitar el castillo de Guzmán el Bueno. Y, la verdad es que la visita valió la pena porque se trata de un enclave magnífico. Paso a describiros el castillo.

Se ubica sobre un saliente próximo al mar, dominando la ciudad más al sur de toda la Pénínsula. Aunque creo que huelga comentar el porqué de que se llame el castillo de Guzmán el Bueno, pero voy a hacer un comentario de todos modos. Este nombre se debe a la heroica defensa desempeñada por Alonso Pérez de Guzmán, alcaide de la fortaleza. El año 1295 un contingente musulmán puso sitio al castillo. Los asaltantes tenían en su poder al hijo de Alonso. Por este motivo le instaron a que entregara la fortaleza si tarifa 2quería salvar a su hijo. Don Alonso prefirió sacrificar a su propio hijo antes que hacer entrega del castillo a los enemigos, arrojando desde los adarves de la torre albarrana octogonal que se puede ver en las fotos su propio cuchillo para que acabaran con su vida.

Desde el punto de vista morfológico, el castillo adopta una forma de trapecio, contando con la presencia de torres cuadradas en sus ángulos, así como en los lienzos. Con posterioridad, ya en la época almohade se añadió la coracha, que comunicaba el núcleo original con la torre albarrana.

tarifa 3La entrada al castillo se hace por medio de una puerta en recodo, despliegue que dejaría  indefenso a cualquier enemigo que tratara de penetrar en el castillo. En época cristiana se abrieron nuevas ventanas, además de ser erigida una poderosa torre del Homenaje, conocida con el nombre de torre de Guzmán el Bueno, en recuerdo del personaje antes mencionado. Os dejo las fotos para que lo podáis comprobar todo de primera mano.

Colección de bolaños para trabucos de contrapeso de Algeciras

Wednesday, September 29th, 2010

Translate original post with Google Translate

bolañoEn mi visita al Estrecho de la última semana decidí darme una vuelta por Algeciras. Sabía que durante los últimos años se había puesto en valor el pasado musulmán de la localidad y era un aspecto que me interesaba, al haber escrito acerca del asedio a que fue sometida por Alfonso XI entre los años 1342 y 1344.

Nada me hacía pensar que me iba a encontrar con lo que me encontré. Si bien hasta ahora había visto numerosos proyectiles medievales arrojados por piezas de artillería tipo trabuco (sin ir más lejos en la muralla de Teruel se encontraron varios), jamás los había visto en las cantidades que se encontraban en Algeciras. Los bolaños se acumulaban por las calles, en los parques e incluso en el hotel en que me alojé había una docena en su bolaño 2jardín.

Por otro lado, su calibre también resultaba descomunal. Aunque me resultó imposible pesar ninguna de las piezas, estoy completamente seguro que muchas de ellas superaban ampliamente los 200 kilos. Sirvan como ejemplo las imágenes que acompañan a estos textos, en las que no hay más que ver la escala.

Si hacemos caso a las crónicas, fueron varios los miles de proyectiles que se arrojaron sobre la localidad durante el asedio a que fue sometida por el ejército cristiano. E incluso, creo recordar que durante la Guerra de Granada, casi un siglo y medio después todavía el rey Fernando envió a algunos de sus peones para que recogieran proyectiles de entre las ruinas para poder volver a emplearlos. Esto da idea de la enorma acumulación de bolaños que debía haber quedado enterrado entre las murallas. Incluso en las ruinas es posible apreciar alguna piedra todavía incrustada en el lugar en el que debió impactar.

Os dejo las fotos para que veáis de lo que hablo. Ya me diréis.