Archivo de la categoría ‘Piezas arqueológicas singulares’

Colección de bolaños para trabucos de contrapeso de Algeciras

Miércoles, 29 de Septiembre de 2010

bolañoEn mi visita al Estrecho de la última semana decidí darme una vuelta por Algeciras. Sabía que durante los últimos años se había puesto en valor el pasado musulmán de la localidad y era un aspecto que me interesaba, al haber escrito acerca del asedio a que fue sometida por Alfonso XI entre los años 1342 y 1344.

Nada me hacía pensar que me iba a encontrar con lo que me encontré. Si bien hasta ahora había visto numerosos proyectiles medievales arrojados por piezas de artillería tipo trabuco (sin ir más lejos en la muralla de Teruel se encontraron varios), jamás los había visto en las cantidades que se encontraban en Algeciras. Los bolaños se acumulaban por las calles, en los parques e incluso en el hotel en que me alojé había una docena en su bolaño 2jardín.

Por otro lado, su calibre también resultaba descomunal. Aunque me resultó imposible pesar ninguna de las piezas, estoy completamente seguro que muchas de ellas superaban ampliamente los 200 kilos. Sirvan como ejemplo las imágenes que acompañan a estos textos, en las que no hay más que ver la escala.

Si hacemos caso a las crónicas, fueron varios los miles de proyectiles que se arrojaron sobre la localidad durante el asedio a que fue sometida por el ejército cristiano. E incluso, creo recordar que durante la Guerra de Granada, casi un siglo y medio después todavía el rey Fernando envió a algunos de sus peones para que recogieran proyectiles de entre las ruinas para poder volver a emplearlos. Esto da idea de la enorma acumulación de bolaños que debía haber quedado enterrado entre las murallas. Incluso en las ruinas es posible apreciar alguna piedra todavía incrustada en el lugar en el que debió impactar.

Os dejo las fotos para que veáis de lo que hablo. Ya me diréis.

La catapulta tipo scorpio de Caminreal (Teruel).

Martes, 10 de Agosto de 2010

Si hay una pieza que no puede faltar en la inauguración de esta categoría dentro del blog, esa es la catapulta tipo scorpio hallada en Caminreal. Para mí ha resultado desde que dio comienzo mi investigación una pieza esencial y que con el tiempo le he pillado un gran cariño. Precisamente fue la primera de las máquinas de asedio que reconstruí a tamaño real, ayudándome enormemente a la hora de presentar mi tescatapulta Caminrealis doctoral y de obtener el Premio Defensa el año 2004.

El hallazgo se produjo durante las excavaciones arqueológicas realizadas entre los años 1984 y 1985 en dicho poblado ibérico. La pieza se descubrió a la entrada de uno de los cubicula de la vivienda más importante del poblado, conocida como Casa de Likine por un mosaico aparecido en uno de sus suelos.

La catapulta está formada por una serie de placas de hierro que cubrieron el armazón de madera hoy desaparecida Los modioli aparecieron en su situación original  por lo que podemos deducir que la catapulta se encontraba montada con los haces en tensión en el momento de ser destruida. Los elementos conservados  corresponden al  capitulum de esta máquina, entre los que se encuentran las placas de hierro de las tabulae superior e inferior, una placa rectangular en el centro para cubrir la parastas media, o columna central. Sobre ésta hay otra pieza con una escotadura central relacionada con el cañon o corredera del arma. En los laterales se disponen las placas de las columnas laterales o parastaticae, compuestas por tres elementos con un resalte circular para recibir los brazos de la pieza. En la parte superior e inferior hay cuatro anillos de hierro que presentan cuatro aletas para su fijación y perforados en su superficie por 12 agujeros destinados a fijar los modioli. Contamos con los cuatro modioli en bronce, idénticos entre sí salvo por alguna deformación del uso y con sus clavijas de ajuste. Unidos a estos están las cuatro palancas (epizygis), ccatapulta Caminreal 2on su forma adaptada para encajar en las ranuras superiores de los modioli y para evitar el deslizamiento de los haces de fibras. A todas estas piezas se añaden los correspondientes clavos, clavijas, pasadores y otros elementos de unión al armazón de madera. A estas se añaden dos piezas cónicas anilladas que podrían pertenecer al arco de la catapulta.

Del resto de los elementos de la catapulta como eran los dispositivos de disparo o elementos de la base no se halló nada. El estudio del yacimiento ha permitido datar con bastante precisión las fechas de fundación y destrucción del mismo. Los orígenes del yacimiento se remontarían a finales del siglo II a. C.  y su destrucción y abandono en torno al 80 – 72 a. C., probablemente en relación con el conflicto sertoriano.