Colección de bolaños para trabucos de contrapeso de Algeciras

bolañoEn mi visita al Estrecho de la última semana decidí darme una vuelta por Algeciras. Sabía que durante los últimos años se había puesto en valor el pasado musulmán de la localidad y era un aspecto que me interesaba, al haber escrito acerca del asedio a que fue sometida por Alfonso XI entre los años 1342 y 1344.

Nada me hacía pensar que me iba a encontrar con lo que me encontré. Si bien hasta ahora había visto numerosos proyectiles medievales arrojados por piezas de artillería tipo trabuco (sin ir más lejos en la muralla de Teruel se encontraron varios), jamás los había visto en las cantidades que se encontraban en Algeciras. Los bolaños se acumulaban por las calles, en los parques e incluso en el hotel en que me alojé había una docena en su bolaño 2jardín.

Por otro lado, su calibre también resultaba descomunal. Aunque me resultó imposible pesar ninguna de las piezas, estoy completamente seguro que muchas de ellas superaban ampliamente los 200 kilos. Sirvan como ejemplo las imágenes que acompañan a estos textos, en las que no hay más que ver la escala.

Si hacemos caso a las crónicas, fueron varios los miles de proyectiles que se arrojaron sobre la localidad durante el asedio a que fue sometida por el ejército cristiano. E incluso, creo recordar que durante la Guerra de Granada, casi un siglo y medio después todavía el rey Fernando envió a algunos de sus peones para que recogieran proyectiles de entre las ruinas para poder volver a emplearlos. Esto da idea de la enorma acumulación de bolaños que debía haber quedado enterrado entre las murallas. Incluso en las ruinas es posible apreciar alguna piedra todavía incrustada en el lugar en el que debió impactar.

Os dejo las fotos para que veáis de lo que hablo. Ya me diréis.

Etiquetas: , , ,

2 comentarios a “Colección de bolaños para trabucos de contrapeso de Algeciras”

  1. Almogavar dice:

    Vaya peñascos, parece difícil de creer que fuera posible arrojar piedras de ese tamaño

  2. rubensaez dice:

    Pues era posible aunque parezca mentira. Son bastante comunes en los lugares que han sido objeto de asedio. Eran arrojados por los trabucos de contrapeso. En la página puedes ver uno de estos modelos de máquina, aunque de un calibre menor

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.