Próximas publicaciones

Hola a todos.

Mis próximas obras que van a ver la luz son los siguientes libros:

Los grandes asedios de la Época Moderna vol. 1. (Siglos XVI y XVII). Supone la continuación de la colección acerca de Grandes Asedios de la Historia, de la cual ya han sido publicados los títulos Los grandes asedios de las legiones romanas y Los grandes asedios en la Reconquista de la Península Ibérica

– Aljubarrota (1385). Pertenece a la colección Guerreros y Batallas, para la cual ya ha escrito varias obras. Podéis consultarlas en la sección de publicaciones de la página principal.

Ya os mantendré informados del momento de su publicación

Etiquetas: , , , ,

11 comentarios a “Próximas publicaciones”

  1. Antonio dice:

    Me gustaría, si fuera posible que me avanzaras algo más acerca del libro de grandes asedios de la época moderna, por ejemplo qué asedios se van a tratar, pues es una época que me interesa especialmente

  2. rubensaez dice:

    Los asedios que se tratan son los siguientes:

    – Cefalonia (8 de noviembre -24 de diciembre de 1500).
    – Tenochtitlán (26 de mayo-13 de agosto de 1521).
    – Roma (6 de mayo-5 de junio de 1527).
    – La Goleta y Túnez (17 de junio-20 de julio de 1535).
    – Argel (23 de octubre-2 de noviembre de 1541).
    – Haarlem (12 de diciembre-12 de julio de 1573).
    – Maastricht (8 de marzo-29 de junio de 1579).
    – Amberes (7 de julio 1584-17 de agosto de 1585).
    – Cádiz (30 de junio-2 de julio de 1596).
    – Ostende (5 de julio de 1601-22 de septiembre de 1604).
    – Breda (29 de agosto de 1624-5 de junio de 1625).
    – Cádiz (1-7 de noviembre de 1625).
    – Badajoz (2 de junio-12 de octubre de 1658).
    – Jeromenha (17 de mayo-9 de junio de 1662).
    – Barcelona (5 de junio-15 de agosto de 1697).

    Aunque este periodo es muy pródigo en asedios, ha sido necesario seleccionar 15 que he considerado representativos. Espero que te resulten interesantes

  3. Antonio dice:

    De todos los asedios que mencionas me parecen especialmente interesantes los de las Guerras de Flandes, sobre todo el famoso de Breda, magníficamente representado en el cuadro de Las Lanzas de Velázquez. Qué bien les dimos a los holandeses en ese asedio

  4. Eva dice:

    Les dimos bien, pero al final consiguieron la independencia. Cuanta razón tenía la frase “Poner una pica en Flandes”. El dinero que costaron esas guerras a España

  5. rubensaez dice:

    Lo cierto es que buena culpa del agotamiento económico y físico que sufrió España se debió a los propios éxitos logrados en la guerra. Si la captura de Breda marcó el culmen del éxito de los Tercios en las Guerras de Flandes, también supuso el comienzo del declive del Imperio Español. Desde ese momento todo fueron derrotas, merced a un gasto económico que no podía sostener la maquinaria bélica en un estado de combatividad óptimo.

  6. Antonio dice:

    No conozco a fondo el tema, pero ¿tan elevado fue el coste de esa maldita guerra contra los holandeses?. Y, ¿tanta importancia tuvieron en ella las operaciones de sitio?

  7. rubensaez dice:

    Lo cierto es que el coste de las guerras de Flandes fue elevadísimo. No hay más que imaginar 30.000 soldados inmovilizados antes los muros de una plaza durante un tiempo prolongado. Son 30.000 bocas que hay que mantener, que requieren de una intendencia enorme. Por otro lado, en el caso de los asedios activos eran necesarias varias docenas de miles de proyectiles. Sirva como ejemplo el asedio de Ostende, que se prolongó por espacio de tres años. En esas ocasiones, aunque se consiguiera la victoria, es como se suele decir, una victoria pírrica, que costaba tanto que no salía rentable.

  8. Eva dice:

    Así que, como se suele decir, murimos de éxito

  9. rubensaez dice:

    En cierto modo se podría decir que sí. Las victorias no solían compensar los enormes gastos derrochados en ellas. A las enormes pérdidas económicas se sumaba las considerables pérdidas humanas. Cada uno de los grandes asedios desarrollados en los Países Bajos, y fueron muchos, terminaba con la muerte de muchos soldados. Normalmente las pérdidas solían afectar especialmente a los soldados veteranos, cuya intervención en los momentos más arriesgados solía resultar vital. Ellos llevaban el peso en los asaltos a las plazas fuertes, encabezando las formaciones de asalto, lo que también acarreaba mayores bajas. Tras muchos años de combates ininterrumpidos fue imposible sustituir a los caídos en combate, de modo que los soldados cada vez eran menos expertos. Por otro lado, España, a causa de su baja población, en relación a otros países vecinos, era incapaz de mantener el relevo generacional que hiciera capaz de mantener un ejército en estado óptimo.

  10. Eva dice:

    Ásí que, cuanto más ganábamos más íbamos perdiendo a largo plazo

  11. rubensaez dice:

    En síntesis se podría decir. Hay victorias en el campo militar que son peores que las derrotas

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.