Centro de Interpretación del Cabezo de Alcalá de Azaila (Teruel)

La apertura del Centro de Interpretación sobre la antigua ciudad íbero-romana del Cabezo de Alcalá fue abierto el mes de agosto de 2001. Su objeto es hacer más fácil y comprensible la visita a los restos del yacimiento arqueológico, que se encuentran a poco más de un kilómetro de la localidad. El museo contó para su ejecución con el impulso del Ayuntamiento y la colaboración del Gobierno de Aragón, de la Diputación Provincial de Teruel y de la Asociación para el Desarrollo Integral del Bajo Martín.

Centro AzailaEl Centro de Visitantes se encuentra ubicado en un edificio de dos plantas de arquitectura tradicional rehabilitado. Dentro de él se exhiben reproducciones de piezas arqueológicas halladas en el poblado ibérico, maquetas, así como paneles explicativos y un audiovisual. Las instalaciones ofrecen una visión global del yacimiento y también del territorio en el que está inmerso. El asentamiento del Cabezo de Alcalá tuvo su origen en el siglo IX a. C., siendo destruido en el siglo I a. de C. por el ejército de Pompeyo en medio del conflicto sertoriano.

La exposición está organizada en tres plantas, plagadas de paneles explicativos y fotografías. En las vitrinas encontramos réplicas de la mayor parte de las piezas que se hallaron en el yacimiento y que actualmente se encuentran expuestas en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Es posible ver platos y vasijas, además de algunos objetos de metal y restos de  esculturas que decoraron el templo. Gracias a todo este abundante material, es posible aprender más acerca de los modos de vida de aquellos que poblaron Azaila durante su larga trayectoria.

En el piso inferior se hace alusión a los primeros momentos del yacimiento, mientras el segundo tiene como objeto Centro Azailaponer de relieve la figura de su descubridor Juan Cabré y las distintas etapas de excavación que se sucedieron. Los paneles van acompañados de réplicas de algunas de las piezas encontradas allí. En la planta superior, un audiovisual recorre las diversas etapas del yacimiento hasta su despoblación. En este espacio aparecen varias maquetas de máquinas de asedio romanas ejecutadas por el autor y que se considera debieron tomar parte en las operaciones de expugnación del poblado.