Lanzallamas de Delio (siglo V a. C.).

LanzallamasTucídides habla del primer lanzallamas fabricado por medio de un tubo hueco de madera con fuelles en uno de sus extremos que insuflaban el aire necesario para que del caldero colocado en el otro extremo y que contenía carbones encendidos, pez y resina salieran llamaradas. Con la ayuda de este artilugio, según apunta Tucídides, los beocios en el 424 – 423 a. C. lograron tomar la ciudad de Delio.Lanzallamas

“… Después de aserrar en dos una larga viga, la vaciaron del todo y de nuevo ajustaron exactamente las dos partes formando una especie de tubo; en un extremo colgaron con cadenas un caldero, al que iba a parar un tubo de hierro de fuelle que formando un codo bajaba desde la viga, y también estaba recubierto de hierro gran parte del resto del madero. Desde una cierta distancia y en carros llevaron este ingenio al pie del muro, por la parte que había sido construida con mayor cantidad de sarmientos y maderos, y una vez que estuvo cerca, aplicaron grandes fuelles al extremo de la viga que estaba en su parte y se pusieron a insuflar aire. El aire inyectado a través del tubo, llegaba al caldero, que contenía carbones encendidos, azufre y pez, y provocaba una gran llamarada, lo que prendió fuego al muro, de suerte que ya nadie pudo permanecer allí, sino que los hombres lo abandonaron y se dieron a la fuga y la fortificación fue tomada por este procedimiento” (TUCÍDIDES, Guerra del Peloponeso, libro IV, 100).