Onager tardío (siglo IV d. C.).

Partiendo de los modelos tradicionales de onager, empleados desde el siglo II d. C., a lo largo del siglo IV se introdujeron modificaciones en el diseño de estas piezas de artillería. La principal innovación residió en la sustitución de la honda, empleada en el brazo de los modelos anteriores, por una cuchara de madera o de hierro. De este modo, resultaba más fácil cargar la máquina, con lo que se conseguía un aumento en la cadencia de disparo, algo que resultaba fundamental en las labores de asedio.Onager tardío

También se le añadieron cuatro ruedas, lo que la convirtió en una máquina móvil, a pesar de su elevado peso. El onager tardío, a causa de la simpleza de su mecanismo, se convirtió en el ingenio bélico pesado más fácil de manejar. Resultaba la menos maniobrable de las piezas de artillería, aunque también la que tenía un efecto mucho más devastador. Tan sólo una de ellas era capaz de cubrir un amplio frente de batalla.