Escala compuesta (siglo XV).

El método más barato y rápido para tratar de tomar una fortaleza era la superación de los muros con la ayuda de escalas, pero también el más peligroso y el que solía costar un mayor número de bajas entre el ejército atacante. Las escalas podían adoptar formas muy diferentes, desde modelos simples y que no serían más que escaleras de madera, hasta otros muy complejos con mecanismos elevatorios.

EscalaEn la obra de Valturio (1472) aparecen representadas escalas fabricadas con correas y hebillas, que podían ser desplegadas como espalderas con bisagra. A la hora de su puesta en funcionamiento, resultaba muy importante que, tanto los modelos más simples de escalas como los complejos, se hubieran probado antes de realizar el ataque. Estas pruebas permitían asegurar su resistencia, evitando que se vinieran abajo por el peso de los numerosos soldados que debían subir por ellas al mismo tiempo.

El diseño de Valturio estaba constituido por un chasis con ruedas, en el que se había dispuesto una escalera atada y que podía ser subida o bajada en función de las necesidades por medio de un torno. Introducía la novedad de que sujetaba de forma fija la escala, impidiendo que los sitiados pudieran empujarla por medio de garfios y tirarla al suelo.