Espringal (siglo XIV).

Espringal EspringalLa única pieza de artillería cristiana de torsión, descrita con precisión en los textos, es la espringal. Estaba constituida por un marco de madera rectangular con ruedas, en el que se habían instalado dos brazos de madera independientes, cada uno dispuesto en el interior de una madeja de pelo de caballo. En su parte trasera disponía de un mecanismo de gatillo y de un torno, que permitían que la máquina pudiera ser operada.

EspringalLa espringal cristiana era muy superior a las máquinas de torsión romanas. La energía de una de estas piezas se podía estimar en torno a los 1.800 kilos, lo que la convertía en un arma poderosa, que necesitaba de dos hombres para su manejo. Su potencia era tal, que podía atravesar no sólo las armaduras de los soldados, sino también sus escudos.

Esta pieza de artillería disparaba flechas o virotes, que medían entre 70 y 80 centímetros de largo, aunque también habría ejemplares de mayor calibre. Al mismo tiempo, se podían hacer adaptaciones en su diseño para el disparo de piedras o proyectiles incendiarios, tan sólo con la sustitución de la cuerda del arco por una honda.