Grúa elevatoria (siglo XIV).

Grúa elevatoriaLa ilustración más detallada de una grúa elevatoria aparece en la Biblia Maciejowski. En ella se muestra al rey Saúl, que después de muerto fue expuesto sobre los muros de la ciudad de Baisan con la ayuda de uno de estos ingenios, utilizando para ello la fuerza motora de varios soldados.

Grúa elevatoriaUna grúa muy semejante a ésta también fue usada por los escoceses asediados en Berwick el 1319 contra el ejército sitiador inglés. Disponía de una base cuadrada con cuatro ruedas para su desplazamiento, sobre la que se había colocado un mástil vertical. En él se insertaba una viga horizontal con un sistema de funcionamiento muy semejante al empleado en las máquinas de contrapeso.

En uno de sus extremos disponía de un equipo de cuerdas desde las que poder tirar, mientras en el otro había una estructura de madera triangular también con cuerdas, que permitía bajarla hasta el suelo. En este caso, la máquina se empleó para arrojar fardos de madera, brea y sulfuro con garfios de hierro, de tal forma que se quedaran enganchados sobre los tejados protectores empleados por los atacantes.