Máquina incendiaria (siglo XV).

En la Edad Media Máquina incendiariael fuego suponía uno de los mayores peligros para una ciudad, incluso si sus murallas eran de piedra. Las casas se agrupaban unas junto a otras con calles muy estrechas, y éstas sí que estaban construidas en madera, por lo que el fuego podía resultar de gran utilidad contra ellas.

Los efectos se multiplicaban si se llevaban a cabo los ataques con fuego en situaciones especiales, por ejemplo, cuando se acababa de hacer la siega y se amontonaban los haces de paja en los graneros o incluso en las puertas de las casas. La propagación de las llamas, en estos casos, era muy rápida y podía llevar a la destrucción total de la ciudad con sus víveres en un espacio de tiempo muy corto.maquina Taccola

Uno de los diseños de Taccola para incendiar una fortaleza lo constituía la siguiente máquina. Sobre un chasis de madera equipado con ruedas, se disponían una especie de manteletes fijos, detrás de los que se situaban los soldados que manejaban la máquina. Disponía de un brazo móvil en su parte frontal, que podía equiparse con recipientes incendiarios intercambiables, en forma de barriles o de fajinas.