Hwach (siglo XV).

HwachLos primeros cohetes empleados por el ejército chino eran conocidos como “ratas de tierra”. Estos pequeños ejemplares de artefactos explosivos disponían de puntas metálicas, que eran liberadas al explotar, de forma similar a las flechas incendiarias. Posteriormente se les ocurrió atar una “rata de tierra” a una flecha y colocarla en un tubo que actuara como lanzadera, con lo que apareció el primer lanzacohetes. Los tubos, en algunas ocasiones se decoraban con dibujos de dragones, otorgando un papel mágico a este tipo de armas.

Con posterioridad, varios cohetes empezaron a ser dispuestos dentro del mismo contenedor. En este caso se construía una especie de caja de madera con tubos, que era transportada manualmente por un solo hombre. En China y Korea versiones de mayores dimensiones de estas lanzaderas de cohetes eran transportadas sobre vehículos con ruedas, dando lugar a los primeros carretillos móviles. En Korea se pusieron en marcha carros de dos ruedas, que se conocían como hwach´a y podían disparar hasta 100 cohetes al mismo tiempo.

HwachEstos poderosos ingenios, creados en 1451, entraron en servicio durante la invasión japonesa de Haengju en 1593. Resultaron muy útiles en las batallas en campo abierto contra ejércitos perfectamente formados, diezmando sus filas con suma facilidad.