Tigre agazapado (siglo VIII).

Los ejemplaTigre agazapadores más potentes de las máquinas de tracción manual empleados por los ejércitos chinos y mongoles eran los de cuatro patas. Gracias a su especial anclaje al suelo gozaban de una mayor estabilidad, que también redundaba en la posibilidad de adoptar unas dimensiones superiores. En cuanto a sus diseños eran muy variados, en función de la inclinación de las patas y de su número. 

Todos estos modelos chinos iniciales, con ligera posterioridad, darían lugar a los ingenios conocidos en el mundo islámico como manjaniq franco y manjaniq turco. Estas piezas de artillería de tracción humana llegaron desde China hasta el mundo tigre agazapadomusulmán y Bizancio a través de los pueblos nómadas que se movían entre los dos territorios. Desde allí se extendieron hasta Europa Occidental de la mano de los musulmanes, apareciendo en primer lugar en la Península Ibérica, desde donde se trasladaron al resto de Europa.