Entradas con la etiqueta ‘cañones’

El fuerte del Rapitán (Jaca)

Viernes, 10 de Septiembre de 2010

fuerte rapitanOtro de los fuertes de gran interés que encontré en mi viaje a Jaca fue el del Rapitán, un fuerte fusilero del siglo XIX. Se ubica en una colina, a la que se asciende a través de una carretera serpenteante hasta alcanzar su altura. Ni que decir tiene, que desde allí hay unas vistas increíbles de la ciudad de Jaca, pudiendo apreciarse perfectamente el trazado de la ciudadela, de la cual ya he abierto un post en este blog.

Las obras de construcción del enclave dieron comienzo en 1884, de modo que dos años después ya se había finalizado el camino de acceso al lugar. En 1890 llegaron procedentes de la fundición de Trubia once cañones para su disposición en el lugar.

Se trata de una magnífica fortaleza, pero es una pena que cuando la visité se encontrara cerrada y no pudiera ver su fuerte rapitan 2interior. Es una buena excusa para regresar a Jaca, sobre todo aprovechando cuando se celebre algún acto cultural, pues he leído que se emplea para actos de este tipo. Es un buen fin para una obra militar, sobre todo teniendo en cuenta que muchos de estos fuertes terminan totalmente abandonados, sin ir más lejos algunos de los que pude visitar en mi último viaje a Cartagena. Proximamente abriré un post acerca de las defensas de época moderna del puerto de Cartagena.

La Torre de los Fusileros de Canfranc

Jueves, 9 de Septiembre de 2010

torre fusilerosSi visitas Canfranc, en la orilla de la carretera N-330 te encontrarás con una enorme mole. Se trata de una de las dos torres fusileras levantadas según el proyecto del  comandante capitán José San Gil1877. Es una pena que la otra ya haya desaparecido, pero al menos contamos con ésta.

La fortificación que nos ocupa adopta la planta elíptica y se encuentra defendida por un foso delante de los muros.  Consta de cuatro pisos y disponía de capacidad para albergar un número de 25 soldados, albergando cocina, enfermería o calabozo.

En la cara exterior, la torre cuenta cotorre fusileros 2n tres galerías dotadas de aspilleras, de las cuales la central se encuentra enmarcada por una galería de arcos.

Aunque sabía de su existencia, cuando la iba buscando según las indicaciones de los mapas, no deja se sorprender su repentina aparición jalonando lo que en otro tiempo fue una de las más importantes vías de comunicación para unir España con Francia.

La ciudadela de Jaca

Martes, 7 de Septiembre de 2010

jacaHace poco tiempo decidí visitar Jaca. Había pasado muchas veces por allí, pero jamás había dispuesto de tiempo para poder visitar a fondo la ciudadela de Jaca. Y, lo cierto es que me llevé una sorpresa enorme.

Tan sólo había visitado algunas fortificaciones abalaurtadas, pero todas ellas se encontraban en un estado bastante fragmentario. Había visto alguna foto aérea del lugar, pero a pie firme impresiona una barbaridad.

Con un diseño pentagonal, responde a los modelos ideales de fortificación que tanto había visto en tratados militares y que debieron ser abundantísimas en los Países Bajos, entre ellas la ciudadela de Amberes. La obra dio comienzo en 1595 siguido los planos realizados por Tiburcio Spanocchi, aunque no se finalizó hasta el siglo XVIII.

La entrada, de aire manierista, está presidida por el escudo de los Austrias. Állí, partiendo desde el puesto de guardia, se accede al resto de dependencias.

jaca 2Resulta interesante el patio de armas construido por una arquería doble en la que se alternan arcos de medio punto y carpanales. Dentro destaca la iglesia del siglo XVII dedicada a San Pedro y donde encontré un magnífico sepulcro en piedra. 

Allí también supe que la ciudadela de Jaca, junto con la de Lieja en Bélgica, son las dos únicas de tipo pentagonal que se encuentran totalmente completas.

Como curiosidad hay que decir que fue erigida para hacer frente a una posible invasión francesa. Sin embargo, jamás fue asediada por los franceses, sino que lo fue por el ejército español. El 21 de marzo de 1809 la ciudadela era capturada por las tropas francesas después de la capitulación de la ciudad. Las tropas españolas del General Espoz y Mina recuperaron el Castillo después de varios meses de asedio el día 17 de febrero de 1814.